Atrás, al índice del cancionero Cancionero VBV Canciones legionarias
La canción del legionario
Tercios heroicos
Escucha la canción (606KB-MP3) El novio de la muerte
Probrecitos maridos infelices
La canción del legionario

El novio de la muerte

Si bien La Legión siempre ha tenido un gran predicamento entre los guerrilleros, ahora aún más por la existencia en la Legión de una unidad de boinas verdes: la BOEL. Esta canción es el actual himno oficial de la Legión, de Romero y Guillén Pedemonti, auténtico modelo de canto militar, pleno de gallardía y marcialidad.

Soy valiente y leal legionario
soy soldado de brava legión;
pesa en mi alma doliente calvario
que en el fuego busca redención.

Mi divisa no conoce el miedo,
mi destino tan sólo es sufrir;
mi bandera luchar con denuedo
hasta consegui vencer o morir.

Legionario, legionario,
que te entregas a luchar
y al azar dejas tu suerte,
pues tu vida es un azar.

Legionario, legionario
de bravura sin igual,
si en la guerra hallas la muerte,
tendrás siempre por sudario,
Legionario, la Bandera nacional.

Somos héroes incógnitos todos,
nadie aspira a saber quien soy yo;
mil tragedias, de diversos modos,
que el correr de la vida formó.

Cada uno será lo que quiera,
nada importa su vida anterior,
pero juntos formamos Bandera,
que da a la Legión
el más alto honor

Legionario, legionario...

La canción legionaria más conocida, que entraña una exaltación enormemente poética y emotiva de la figura de este soldado que es el legionario. Era una canción escrita para el escenario, en la época de la fundación, por Costa y Prado, y cantada por primera por una cupletista. Pero gustó tanto a los legionarios y llegaron a identificarse tanto con ella, que rápidamente la adoptaron como su canción preferida. Su emotividad no tiene parangón cuando se la oye cantar a los legionarios, con paso lento y portando el Cristo de la Buena Muerte.

Escucha la canción (606KB-MP3) Escuchar la canción (606KB-MP3)

Nadie en el Tercio sabía
quien era aquel legionario
tan audaz y temerario
que a la Legión se alistó.

Nadie sabía su historia,
más la Legión suponía
que un gran dolor le mordía
como un lobo, el corazón.

Más si alguno quien era le preguntaba
con dolor y rudeza le contestaba:

Soy un hombre a quien la suerte
hirió con zarpa de fiera;
soy un novio de la muerte
que va a unirse en lazo fuerte
con tal leal compañera.

Cuando más rudo era el fuego
y la pelea más fiera
defendiendo su Bandera
el legionario avanzó.

Y sin temer al empuje
del enemigo exaltado,
supo morir como un bravo
y la enseña rescató.

Y al regar con su sangre la tierra ardiente,
murmuró el legionario con voz doliente:

Soy un hombre a quien la suerte
hirió con zarpa de fiera;
soy un novio de la muerte
que va a unirse en lazo fuerte
con tal leal compañera.

Cuando, al fin le recogieron,
entre su pecho encontraron
una carta y un retrato
de una divina mujer.

Y aquella carta decía:
"...si algún día Dios te llama
para mi un puesto reclama
que buscarte pronto iré".

Y en el último beso que le enviaba
su postrer despedida le consagraba.

Por ir a tu lado a verte
mi más leal compañera,
me hice novio de la muerte,
la estreché con lazo fuerte
y su amor fue mi ¡Bandera!

Tercios heroicos

Pobrecitos maridos infelices

Sabemos que fue el primer himno de los legionarios.

I.
Tercios heroicos, Legión valiente,
que en la vanguardia sabéis morir,
sois el orgullo de nuestra España,
vuestras hazañas al combatir.

Los que en España no habéis nacido,
y sangre y vida dais en su honor,
hijos de España sois predilectos,
habéis ganado su excelso amor.

Legionarios a luchar,
legionarios a morir,
legionarios a luchar,
legionarios a morir.

ESTRIBILLO:
¡Viva España! Valientes hermanos,
¡Viva España! Legión inmortal,
que es gran gloria morir por España,
abrazado a un sublime ideal.

Con la sangre que vierten sus hijos,
más frondoso el laurel brotará,
del que haremos coronas que España,
que en sus sienes augustas pondrá.

¡Viva España! ¡Viva La Legión!

II.
Ya surja ruda y feroz pelea,
o de la lucha cese el afán,
notad que os cercan siempre amorosas,
sutiles sombras que un beso os dan.

El pensamiento de España entera,
vedlo en el tenue, fugaz rumor,
que nunca cesa de acariciaros,
de vuestros pasos alrededor.

Legionarios a luchar,
legionarios a morir,
legionarios a luchar,
legionarios a morir.

ESTRIBILLO:
¡Viva España! Valientes hermanos...

III.
Tercios invictos, Legión de bravos,
el mundo entero con altivez,
podéis mirarlo porque vosotros
del mundo entero sois honra y prez.

Donde el caído lloró angustiado,
donde el hermano la vida dio,
donde traiciones piden venganza,
vuestra bravura siempre acudió.

Legionarios a luchar,
legionarios a morir,
legionarios a luchar,
legionarios a morir.

ESTRIBILLO:
¡Viva España! Valientes hermanos...

Canción simpática

Pobrecitos maridos infelices,
que tenéis la testuz como un carnero,
viviréis contentos y felices,
alistandoos al Tercio de Extranjeros.

Son diez pesetas,
bien comido y bien servido,
tendrás fama de león,
aunque seas un cabrón en la Legión.

Comida sana y abundante,
la que dan en el Tercio de Extranjeros,
cocinada por cuatro o seis mangantes,
a los cuales llamamos los rancheros.

Una sopita, un cocidito
y la cabeza de un besuguito
y un basito de vino peleón,
este es el menú de la Legión.

Yo no sé qué se han creído
en el Tercio de Extranjeros,
que nos tienen comparados
con peones camineros.

Desde que se inventó
el pico y la pala,
con el pico y la pala
nos están dando la lata.

Este que está presente
tres picos rompió
y al día siguiente
pasó al pelotón,

Y ese otro que en su pueblo,
se las daba de sereno,
con el hambre que pasaba
se alistó al Tercio de Extranjeros,

a los cuatro días
cabo interino lo hicieron,
le vino la propuesta
firmada por los rancheros,

le quitan los galones
por ser un mangante,
y al día siguiente
le hacen machacante.

Se ha portado bien
en las operaciones,
todas las medallas
y todos los galones
los lleva colgado
de los cojones.

Acabo de recibir... chis pum (bis)
noticias frescas de mi país (bis)

Se está poniendo España
en tan malas condiciones
que se está incrementando
el gremio de maricones.

Como sigan así las cosas
con tan poco disimulo
va a faltar el sitio
para ir a tomar por culo.

¡ Cómprate una gabardina, mamón!
(pom, pom).

flecha.gif (209 bytes)