Atrás, según el orden de edición GEO. Grupo Especial de Operaciones

Unidad de OE de la Policía Nacional

GeoPnU1.JPG (13316 bytes)GeoPnE1.JPG (15521 bytes)

La figura representa a un tirador de los GEOS, mostrando parte del equipo característico de la unidad. Sobre el chaleco antibalas lleva sendos bolsillos especiales para portar la pistola H&K, P-9 de 9 mm. Pb. y el transmisor individual que le mantendrá comunicado con sus compañeros. Su arma colectiva es un fusil de precisión Mauser 66 SP de cerrojo telescópico y calibre 308. Para la ocasión va provisto de un visor nocturno BARO SU87 ANPUS4. Sus botas son de diseño deportivo y suela antideslizante.

El parche corresponde al emblema de la unidad que representa a un águila cazando a una serpiente.

Creado en 1978 siguiendo el ejemplo del GSG-9 alemán, el GEO nació para luchar en medios urbanos contra el terrorismo y para intervenir en todas aquellas acciones criminales (especialmente toma de rehenes) para las que requería un equipo muy especial. Están especialmente preparados para misiones de escolta y protección de personalidades y el control de zonas especiales. Dependen directamente del general inspector de la Policía Nacional y están bajo las órdenes de un comandante El texto en amarillo está por revisar, ya que en la actualidad la PN no tiene mandos militares. El GEO cuenta con un núcleo de apoyo y otro operativo, ambos destinados en Guadalajara. El primero está formado por policías que no han realizado el curso y que se encargan de la logística y mantenimiento. El segundo cuenta con unos 100 hombres encuadrados en equipos operativos mandados por un oficial. la unidad básica es el comando formado por cinco hombres altamente cualificados: un tirador de precisión, un tirador de apoyo, un especialista en explosivos, un buceador de combate y un técnico en medios especiales. Dentro del núcleo operativo existe un equipo de mando y experiencia dedicado al análisis de todo lo que pueda ser de interés para la unidad, así como el estudio pormenorizado de aquellos lugares en los que tendrán que desplegarse para futuras acciones: aeropuertos, edificios públicos, transportes colectivos, etc.
Sus hombres disponen de un completo arsenal adquirido y preparado para ellos. cada agente cuenta con un casco, chaleco antibalas de fibra kevlar, gafas protectoras, equipo especial para escalada y medios individuales de transmisiones. Su armamento es de lo más selecto y comprende subfusiles H&K MP-5 de 9 mm. Pb.; fusiles de precisión Mauser 66SP, SIG-SAUER 2000 y H&K PSG1, todos ellos en calibre 308 Winchester, o el más moderno SAKO TRG41 en calibre 338. También es frecuente el uso de escopetas, siendo las más usuales la Franchi y Remington 870 de corredera o la H&K 21 semiautomática. Además, tanto los subfusiles como los fusiles de precisión equipan un completo y variado elenco de visores, elementos de precisión y punteros láser. Asimismo cuentan con un elevado número de transportes terrestres, aéreos (el E.A. y las FAMET ponen a su disposición los elementos que necesiten) y subacuáticos, puesto que muchos de sus integrantes dominan a la perfección dicha especialidad. Todo su personal procede del Cuerpo Nacional de Policía (incluido los oficiales, que aunque son militares, tienen que pertenecer a la Policía) y es necesario un mínimo de dos años de antigüedad para acceder al curso. Una primera selección se efectúa en base a los datos que aportan sus jefes de unidad, dándose gran importancia al factor psicológico. El segundo paso es ya en la base de Guadalajara, donde pasan unas exigentes pruebas médicas, físicas y de test. Además de las pruebas individuales se realizan otras colectivas y de trabajo en equipo, acabando con entrevistas personales y de grupo por parte de psicólogos y mandos.
Una vez finalizado este período los futuros GEOS, que se habrán reducido a un 15 % de los presentados, tendrán acceso al curso de siete meses que los convertirá en especialistas en técnicas de escalada, buceo, paracaidismo, tiro de precisión e instintivo, conducción de vehículos en cualquier circunstancia, manejo de explosivos, análisis de grupos terroristas y un largo etcétera. Serán profesionales altamente cualificados, de reflejos extraordinarios y una confianza absoluta en sí mismos y sus compañeros. El texto se ha obtenido de la revista Soldiers Raids, del coleccionable de su contraportada correspondiente al nº 26, de noviembre de 1997.

Sube al inicio de la página